Martí. Diario fotográfico

Verano 2012. Esperábamos a Martí. Hacía mucho calor. Mientras “preparávamos el nido” empecé a hacer fotos. Quería guardar para siempre aquella atmósfera llena de sensaciones, mezcla de calma y nervios. Sabía que encualquier momento se podía desencadenar el proceso que nos traería a Martí y que, a partir de entonces, todo cambiaría. Tenía que documentar estos momentos únicos: la espera y la llegada. Así, poco a poco, fue cogiendo forma este diario fotográfico que quiere ser, en definitiva, un regalo para mi hijo.