Carla

Carla es una de las niñas más dulces que he conocido. Siempre sonriente y tranquila. Pero el día que escogimos para hacer las fotos no estaba muy a gusto y es que se estaba recuperando de un virus. Así que decidimos parar y seguir con la sesión otro día. Cuando volví, una mañana de domingo soleada, Carla volvía a ser la niña sonriente, sociable y cariñosa que conocía.